viernes, mayo 06, 2011

Todavía recuerdo


De aquello quedó un rastro de leyenda. Una de las incluyentes, con colosos norteamericanos, Luyk, Brabender, que decidieron convertir esta Península en su casa, hipnotizados por el sabor de su ibérico, la calidez de su gente y la belleza de sus mujeres. Por no hablar del pasaje a la cabeza del león. ¿Quién no prefiere ser protagonista principal de su historia? Algo así sienten los joveznos blancos del XXI.

En tu armadura están tallados ocho entorchados continentales. La cumbre de la excelencia a este lado del Atlántico. Pero que el mito no se encierre en el color sepia, esta colección de talentosos tendrán un extra de mala leche y rigor competitivo en la figura de Pablo Prigioni. No estará solo, contará con la ambición competitiva de un chico que tira con la mecánica de Bird y rebotea como un samurai: Carlos Suárez.

Entretanto, aguardará ‘Creativo Rodríguez’, un tipo para el que la indeferencia no existe, capaz de hacer de las asistencias una coreografía tan inesperada como pegadiza. En uno de los costados, ‘Hazañas Llull’ aguardará su triple ganador. Su velocidad no es de este mundo, lo mismo que sucede con la precocidad de Mirotic que también prefiere la esquina (el recurso de los tímidos ‘que confían’) para expresar su talento.

Tomic demostrará su elegancia (llámalo recursos) de espaldas al aro y Tucker nos recordará que Bond también sabía rebozarse en fango para garantizar el bienestar del imperio de sus reinas. Si la cosa se pone muy fea, nunca faltará el orgullo competitivo de Reyes, capaz de convertir sandías inmaduras en alegrías colectivas. Todo lo veremos en la noche de este viernes (20.45, Teledeporte).

Como en toda película de aventuras que se precie, habrá ‘villanos’ de magnitud. Los talentosos bisoños tendrán que recorrer su viaje del héroe frente a ‘Octopus’ Blatt, un maquiavélico técnico que lee este juego como muy pocos; un artesano hebreo que tiene el honor de pilotar una máquina de hacer victorias llamada Maccabi Electra (48 ligas, 38 Copas, 5 Copas de Europa, 11 presencias en Final Four).

‘Octopus’ no estará falto de herramientas letales. El jugador más cómic del nuevo continente del baloncesto, Sofoklis Schortsantis, Big Sofo, optimiza sus 2’08 y 140 kilos largos cuando recibe en el poste bajo, donde demuestra refinamiento y potencia, agilidad e instinto matador; por eso es uno de los pivots dominantes de este lado de la charca. La clave para que no tiranice esta noche estará en impedirle que reciba (o que no lo haga en condiciones cómodas).

Menos conocido, pero aún más dañino es Jeremy Pargo y su pulso de acero en la larga distancia. También podríamos hablar de la clase de Elyahu o la experiencia diabólica de Blu, pero eso sería demasiado adelanto de metraje de una aventura que hay que vivir con todos los sentidos. Esta noche, veremos si los talentosos se cambian el apellido de bisoños por el de competitivos. La implacable ley de la supervivencia dictará sentencia.

2 comentarios:

Sergio "Fraude" Rodríguez dijo...

Sergio Rodríguez, valoración global Final Four: -11.
Los grandes jugadores se muestran en las grandes ocasiones. Y este es un jugador mediocre ;)

Pedro Fernaud dijo...

Bueno, Sergio no ha estado a la altura...Pero la vida consiste en aprender de los fracasos y a nuestro amigo no le faltan ni agallas ni talento ;-)