miércoles, diciembre 01, 2010

Cavernas escogidas


Las velas ambientan
un lenguaje de sonidos.

Leemos la piel con la emoción de los pioneros.

Correcto, señorita búsqueda:
de inventarnos un cobertizo.

El silencio pone linternas en la naturalidad.

Le decimos ‘espera’.
Espera mundo hecho.

Y elaboramos una cueva donde amplificarnos.

2 comentarios:

tamara dijo...

Peter, que bonito...me ha encantado este poema

Pedro Fernaud dijo...

Merci Beaucoup Tama, es la magia de las velas ;-)